RESERVA ONLINE
WAMCENTER 2 2903 3399 | CLÍNICA INDISA

Aspectos a considerar

cirugia-facial

ASPECTOS GENERALES DE LA CIRUGÍA

Las expectativas que el paciente con respecto a los resultados y de la forma en que será el postoperatorio (dolor, edema, reacción de familiares y amigos), implican algún grado de ansiedad o temor. Le rogamos converse con el equipo sobre esto y nos pregunte todo lo necesario antes del procedimiento para que podamos resolver sus dudas. Ocasionalmente puede ser útil algún tipo de ayuda (ansiolíticos, relajantes musculares, etc) previos a la cirugía.

La cirugía implica un movimiento, desplazamiento y manipulación de tejidos que naturalmente tendrán grados variables de inflamación y entre otros signos, edema (hinchazón), equimosis (moretones), sensación de tirantez en la zona de cicatrización y grados variables de dolor. La inflamación puede ir en aumento incluso en las primeras 48 a 72 horas post operatorias, para luego descender lentamente.

Posibles complicaciones

En cualquier cirugía existe la posibilidad que se desarrollen complicaciones las que pueden ser inmediatas a tardías. La mayoría se pueden tratar con medicamentos o pequeños procedimientos y nosotros estamos haciendo lo posible por mantener controlados los riesgos y detectar las complicaciones a tiempo. Sin embargo, creemos fundamental que Usted esté enterado de los riesgos y eventuales complicaciones.

Inmediatas

Hematomas: Ocasionalmente puede ocurrir que algún vaso sanguíneo sangre en el lugar de la operación y esto puede requerir compresión especial, uso de medicamentos o transfusiones, re-operaciones para el control de la hemorragia y uso de drenajes.

Trombosis Venosa Profunda

En algunos casos pueden producirse (en cirugías de larga duración) coágulos en venas de las piernas (trombosis), o incluso complicaciones pulmonares (embolia pulmonar). Ante la sospecha de este cuadro solicitaremos exámenes para su detección y si esto ocurriese se tomarán las medidas necesarias para lograr una solución del trastorno. Para prevenir este tipo de complicaciones, utilizamos tecnología específica con métodos de compresión y descompresión de extremidades inferiores así como, la utilización de heparina profiláctica en los pacientes de más riesgo. Información más específica puede consultarla al equipo médico.

Tardías

Son las dificultades que podrían presentarse varios días después de la cirugía.
Es así como en los siguientes días es factible una anemia producto de un sangrado importante o hematoma.

A pesar que raramente se presenta, conviene saber que la necrosis de piel es una complicación posible tras un lifting, abdominoplastia o levantamiento mamario; el riesgo aumenta en pacientes fumadores (sobre 10 cigarros diarios), de ahí la conveniencia de dejar de fumar, en lo posible, 21 días antes de estas cirugías.

El proceso de cicatrización también puede conllevar complicaciones. En algunos pacientes se ha observado, a partir del segundo mes post cirugía, una distorsión en la cicatriz la que puede engrosarse y hacerse más notoria (cicatrices hipertróficas o cicatrices queloides). Tratada adecuadamente, el paciente sufre la incomodidad de esperar más de un año para que ésta mejore su aspecto y requieren tratamientos complementarios. Cabe señalar que algunas pigmentan tornándose oscuras por lo es
Otra complicación tardía es la infección de la zona operada, aun cuando la incidencia en clínicas especializadas en cirugía estética es muy baja, debido a que habitualmente no hay pacientes hospitalizados con enfermedades infeccionas.

Con la finalidad de que el paciente tenga absoluta claridad de las etapas que se dan después de la cirugía, pasamos a dar una descripción detallada de lo que generalmente acontece en cada una de ellas:

Primer día postoperatorio: Tranquilidad y descanso.

En general, el primer día después de la intervención, el paciente debe tener tranquilidad y descanso. Los dolores y las molestias son en general menores de lo esperado… si bien hay algunas incomodidades como mantener suero conectado a una vena, vendajes, y no poder dormir en la posición acostumbrada.

En la mayoría de los tratamientos, a excepción de rinoplastia, lifting y tratamientos del cuello, la alimentación es prácticamente normal. En estas tres cirugías mencionadas la masticación debe ser controlada durante casi una semana.

Para evitar trombosis venosa no se recomienda inmovilización en la cama por lo que el paciente, debe levantarse con ayuda y caminar por la habitación. Sin embargo, hay que evitar levantarse bruscamente por la posibilidad de algún mareo (lipotimia) y evitar el exceso de movimientos en la zona operada, que pueden provocar dolor y/o sangrado.

Respecto al aseo, está permitido lavar todo el cuerpo excepto el área tratada. Considerando que el rostro y cuello cabelludo tienen excelente recuperación, se indica lavado de cabeza con shampoo suave o neutro, aun tratándose de lifting o cirugía de párpados. Durante el primer día postoperatorio se realiza, también la primera curación de la zona intervenida y los controles generales (presión, temperatura, etc.) Habitualmente este día el paciente recibe el alta hospitalaria.

2º a 4º día postoperatorio: Reposo moderado.

Por norma general y una vez en casa, el paciente debe seguir las indicaciones dadas para el primer día después de la intervención. Se exceptúan del reposo pequeñas cirugías con anestesia local.

Recomiendo un descanso relativo, deambulando dentro de la casa y manteniendo una temperatura ambiental moderada evitando calor excesivo, por tanto no se debiera utilizar mantas o frazadas eléctricas ni cubre colchones eléctricos durante un mes porque producen hinchazón (edema) de la zona operada, vasodilatación y mayor enrojecimiento de las cicatrices. Si desea salir al jardín o la terraza puedo hacerlo siempre y cuando no se exponga al sol.

En cuanto a la medicación, es habitual que recetemos algún antibiótico profiláctico y analgésico o antiinflamatorio. Aquellas personas que han presentado anteriormente gastritis es recomendable que ingiera medicamentos durante las comidas. En algunos casos se recomendará algún medicamento para paliar la gastritis.

Entre el 5º y 7º día postoperatorio: Primer control.

En esta etapa el paciente sale por primera vez de su casa para asistir al primer control en la clínica. Allí se realiza el cambio de apósitos y una leve limpieza de la zona operada. En algunas cirugías como la de párpados se retira la mayoría de los puntos, ya que esta zona cicatriza rápidamente.

Comienzo de tratamiento Kinésico.

Al completar ya casi una semana de realizado el tratamiento de los pacientes operados de prótesis mamaria, párpados o lipoaspiración, pueden conducir.

Habitualmente el paciente ya no está tomando antibióticos, excepto en los casos en que se mantenga algún tipo de drenaje.

En el caso de las abdominoplastías y en las cirugías mamarias no se puede mojar la zona tratada. El resto de los casos sí lo pueden hacer.

2ª semana postoperatoria: Volviendo a la habitualidad.

A partir de la segunda semana se comienza prácticamente con una vida normal. En este período casi todos los pacientes se duchan normalmente y no reviste problemas mojar la zona operada.

La alimentación es normal y excepcionalmente se indica algún antiséptico o analgésico. Se puede conducir automóvil y comenzar a trabajar, excepto pacientes operados de lifting. La exposición al sol continúa estando prohibida para todos los pacientes.

En este lapso se lleva a cabo el segundo control en la clínica con el fin de evaluar que el desarrollo del tratamiento sea correcto; se retira casi la totalidad de los puntos y se cambia apósitos.

3ª y 4ª semana: sin sol, gimnasia ni alcohol.

En este periodo el paciente ya realiza una actividad prácticamente normal, aunque sin excesos. Por ejemplo el sol, gimnasia y alcohol, ya están prohibidos.

Si bien se retiraron los puntos es normal la permanencia de edema (hinchazón) en la zona operada como, también, grados variables de equimosis (cardenal) y de insensibilidad al tacto. Tal como hay quienes desarrollan cierta insensibilidad en el área afectada, otros crean una hipersensibilidad al tacto que se manifiesta en una sensación de quemadura suave constituyéndose una molestia incluso al roce de la ropa. Esto suele desaparecer espontáneamente después de algunas semanas o con la indicación de algún analgésico común (no auto medicarse).

Transcurrido más de un mes desde la operación: Evolución óptima.

Ha pasado el primer mes y lo habitual es que la evolución haya sido óptima. A partir del día 31, se comienza a disfrutar plenamente del resultado de la cirugía. Si bien ya se puede hacer ejercicio, tomar sol y beber alcohol, se debe llevar la nueva etapa en forma progresivamente entre 2º y 4º mes.

El edema aún puede persistir (retención de líquido en la zona operada) el que usualmente aumenta y produce una tensión de tensión frente al ejercicio, calor o ingesta de alcohol. Las cicatrices se observan algo enrojecidas y deben protegerse del sol con algún filtro solar. Si éstas se ubican en el cuerpo, no en el rostro, se cubren con tela adhesiva de papel para evitar que se ensanchen con el movimiento de la piel.

5º al 12º mes:

En general, las cicatrices van perdiendo su color rojizo y comienzan a tomar pigmentación del resto de la piel. Si así no sucediese se indicarán cremas específicas para blanquearlas. La sensibilidad se ha recuperado en un grado importante y ya no hay reacciones locales ante el calor o la ingesta de alcohol.

A las pacientes operadas de implantes mamarios se les recomienda hasta el año postoperatorio, por lapso de un minuto y bajo el agua de la ducha, un masaje suave diario, evitando así una cicatrización que comprima el implante.

2º año en adelante: preservando el resultado.

En este periodo ya culminaron todos los cuidados que implica la cirugía y comienzan todos aquellos tendientes a preservar el resultado.

En cirugías faciales, por ejemplo, se recomienda no abusar del sol, ni de los rayos ultravioleta por el envejecimiento que provoca. Es importante, también, mantener la piel hidratada. Por norma general, el resultado de las cirugías tendrán una duración mucho mayor en la medida que se eviten variaciones importantes en el peso, esto es sobre 4 kilos.

Es aconsejable realizar actividad física la que ayudará a mantener una buena figura, mejorando la tonicidad muscular y evitando la formación de tejido adiposo. Se indica realizar un control cada 3 años de la zona tratada, con el fin de determinar a tiempo necesario efectuar mini procedimientos con anestesia local, para prolongar el efecto primario. Por ejemplo, cuando se trata de rejuvenecimiento del rostro se combate la aparición de arrugas rellenándolas con grasa extraída del propio paciente o la administración de algún producto para disminuir la potencia muscular, etc.


ASPECTOS A CONSIDERAR EN UNA CIRUGÍA ESTÉTICA

Hay una serie de aspectos de los cuales el paciente debe conocer antes y después de la cirugía. Entre los más importantes están:

ALIMENTACIÓN

Está ampliamente demostrado que la correcta nutrición está íntimamente ligada con la estética. Lo ideal es mantener una dieta equilibrada que brinde todos los requerimientos nutritivos para mantener las funciones orgánicas en un nivel óptimo que, finalmente, derive también en una piel sana.
Después de cualquier tipo de cirugía es recomendable seguir una dieta blanda, libre de substancias irritantes o condimentadas. Prefiera las verduras, jugos de frutas naturales, agua en abundancia y carnes blancas (pescados – aves).

SOL

No hay duda que una piel bronceada es atractiva, pero no es siempre sinónimo de salud. Estudios científicos han demostrado que el abusador de los rayos solares es perjudicial para la piel, no solo en lo que respecta a un envejecimiento prematuro sino también a situaciones tan extremas como producir un cáncer de piel.
Los rayos solares también afectan a las cicatrices o equimosis después de una cirugía. Estos fijan el color prolongado el enrojecimiento durante meses. En el postoperatorio el sol produce calor, dilatando los vasos sanguíneos, produciendo una mayor inflamación o edema del tejido.
Es recomendable, por norma general, el uso de bloqueador solar factor 30 o más en cicatrices y equimosis; y no exponer al sol directo las cicatrices los primeros tres meses de postoperatorio.

CALOR

El calor producido por el sol o calefacción exagerada del ambiente produce vasodilatación que aumentará el edema o inflamación de la zona operada, lo que conlleva a una recuperación del postoperatorio más lenta.
Es aconsejable no usar frazadas, mantas o cubre colchones eléctricos durante el primer mes después del tratamiento. Hay que evitar las bolsas de agua caliente, baños calientes o sauna.

ALCOHOL

El alcohol al igual que el calor produce vasodilatación lo que puede retrasar la absorción del edema de la zona operada. En cirugías pequeñas basta con evitar el alcohol por 2 semanas.

DUCHA Y BAÑO

En muchas cirugías la ducha está permitida a partir del 1º día, puede mojar todo el cuerpo incluso la zona operada, excepto si ésta se la mantiene cubierta con apósitos, vendajes o gasas. Debe ser rápida, con agua preferentemente tibia para que no haya riesgo de vasodilatación. En todo caso, cada paciente recibe instrucciones particulares sobre el tema.
El baño de tina y/o jacuzzi no está recomendado hasta pasado un mes de la cirugía para evitar una mayor vasodilatación, que influye en el edema o inflamación de la zona operada.

PISCINA Y MAR

Si ya se le han retirado todas las suturas (puntos), por lo general no hay impedimentos para que practique natación. Es más, es especialmente recomendable en cirugías como la lipoaspiración para disminuir el edema o inflamación, en las que se puede practicar del 7º día de postoperatorio. Recuerde sin embargo practicarla en horas en que no se exponga al sol directo si presenta equimosis.

EJERCICIO FÍSICO

Después de una intervención, el ejercicio físico debe ser gradual. Es aconsejable la movilización precoz para prevenir problemas vasculares. Con relación a ejercicio más intenso, ya sea gimnasia aeróbica, pesas, tenis, etc., lo indicado es efectuarlo después de un mes de cirugía, con excepción de la natación que puede comenzar antes.
En general, el ejercicio físico produce calor y vasodilatación, por lo tanto, mayor edema o mayor inflamación.

CICATRICES

Las cicatrices se producen tras una cirugía o traumatismo de la piel y, en la formación de ellas intervienen múltiples factores.
Es conveniente describir la apariencia de una cicatriz normal: en primer término debe ser lineal y lisa, al inicio de color rojizo, tonalidad que tiende a aclarar con el transcurso del tiempo (3 a 9 meses). A un cicatriz se le llama hipertrófica cuando se levanta y se hace gruesa, y se le llama quiloide cuando éste aspecto se mantiene con el tiempo, habitualmente por más de un año.
Para que el proceso de cicatrización sea el correcto es recomendable el uso de filtro solar y uso de tela micropore en la cicatriz durante 1 a 3 meses, si ésta no está en el rostro. El rostro es una de las zonas con mejor cicatrización del cuerpo y no requiere por lo general el uso de micropore, basta con el uso de filtro solar y ungüentos que estimulan la regeneración celular. Ahora bien, en ocasiones aun adoptando estas precauciones hay cicatrices que evolucionan como queloide (cordón), las que deben ser tratadas con medicamentos o procedimientos locales. Zonas de mala cicatrización son en general las piernas, pies y zona del esternón (centro del tórax anterior).

MEDICAMENTOS DE CONSUMO HABITUAL:

Es importante, previo a una cirugía, que el cirujano y su equipo conozcan todos los medicamentos que habitualmente usted consume. Existen medicamentos que actúan sobre la coagulación de la sangre, por ejemplo: el ácido acetilsalicílico, el que debe suspenderse al menos 7 días antes de la cirugía y la vitamina E para disminuir al mínimo el riesgo de formación de coágulos. Asimismo, el consumo de antidepresivos, anoréxicos y algunos antioxidantes, serán evaluados a fin de suspender o no ingesta.
Cabe señalar que hay medicamentos que no se pueden suspender, tales como los utilizados por personas con problemas tiroideos, diabéticos o hipertensos. Es indispensable que el equipo médico sepa las medicinas que el paciente toma… esto evita cualquier riesgo en un cirugía electiva.

VITAMINAS

Múltiples son los beneficios de las vitaminas para el cuerpo. Se pueden mencionar, por ejemplo, que actúan a nivel celular ayudando al organismo a normalizar los procesos fisiológicos alterados por agentes que dañan la dermis y la epidermis.
Con relación a la vitamina E, que es en general muy beneficiosa, y de amplio consumo por sus propiedades antioxidantes; es necesario suspenderla 10 días antes de una cirugía y 10 días después, porque podría afectar la coagulación. La vitamina C, en tanto, es recomendable para todas aquellas cirugías como lipoaspiración, porque favorece la síntesis de colágeno con lo que espera una mejor adherencia de la piel al resto de los tejidos.

ANTICOAGULANTES

No deben tomarse antes de la cirugía, entro los de uso más habitual se cuenta la aspirina (ácido acetilsalicílico), ecotrín y vitamina E, porque aumentan el sangrado durante la cirugía y el riesgo de hematomas importantes en el postoperatorio. El ácido acetilsalicílico es un compuesto que se encuentra con frecuencia en los medicamentos que tratan los síntomas de gripe.

HOMEOPATÍA

Existen estudios que avalan que la ingestión de árnica acelera la absorción de equimosis (sangrado bajo la piel). En las cirugías del rostro y en lipoaspiraciones corporales, recomiendo tomarla los 3 días previos a la cirugía.

Dosis: Arnica D6 (tabletas), 2 tabletas cada 8 horas.
Árnica D6 (glóbulos), 10 glóbulos cada 8 horas.

HIERBAS MEDICINALES

Recientes estudios científicos avalan la hipótesis que la coagulación puede ser afectada por algunos componentes presentes en las plantas. Entre éstas aparecen mencionadas el ginko biloba, el giengseng y el ajo como los más activos. Por lo general recomiendo abstenerse de ingerir este tipo de productos como mínimo 7 días antes, para disminuir el riesgo de afectación de la coagulación por mecanismos hoy en día no del todo conocidos.